Infancia del pequeñito "Che" Guevara - Che Guevara Click

Infancia de Ernesto Che Guevara

Siempre se dice que tener hijos te cambia la vida, y en la mayoría de casos es así.

En la familia Guevara de la Serna, tuvieron su primer hijo Ernesto “Che” Guevara a los siete meses de casarse, (hay polémica sobre la fecha exacta del nacimiento). La segunda hija Celia nació al año y medio.

Pero lo que realmente les cambió la vida fue cuando le diagnosticaron al pequeño Ernesto “Che” Guevara la enfermedad de asma.

Los primeros años de la familia Guevara de la Serna.

Los primeros años de la familia Guevara de la Serna y Ernestito van transcurriendo entre Caraguatay y Buenos Aires. El papa Guevara tenía una plantación de yerba mate en Caraguatay, y en Buenos Aires tenían un pequeño departamento.

Pero por los sucesivos incidentes que van tenido con la plantación de mate debido a los robos que sufre, el papa Guevara decide dejar la plantación.

El papa Guevara se traslada a San Isidro donde se asocia con un astillero. Donde trabajará durante unos años. Con el tiempo el papa Guevara abrió una inmobiliaria.

El pequeño Ernesto “Che” Guevara enferma de asma.

Recién cumplidos los 2 años el pequeño Ernestito juntamente con su familia se van a pasar el día al río. A la madre del Che, Celia de la Serna le gustaba mucho ir a darse unos baños al río porque era una gran aficionada a la natación. Pero hay un momento donde el pequeño Ernesto “Che” sale del agua tosiendo de una manera muy persistente y preocupante. Sus padres lo llevan urgentemente a que lo mire un médico.

El primer diagnóstico parece una bronquitis, pero más tarde otro médico le da el diagnóstico definitivo que se trata de un ataque de asma que podría venir derivado de una pulmonía que sufrió el pequeño a los 15 días de nacer.

Esto supuso un gran cambio en las vidas de los padres ya que tenían que ver como sufría esos ataques de asma tan agudos que dejaban al pequeño tumbado en la cama moviendo y agitando los brazos como diciendo que le faltaba el aire.

Los padres intentan encontrar soluciones y los médicos le aconsejaban que el clima húmedo no favorecía a la enfermedad y que deberían de encontrar un clima más seco.

Finalmente la familia decide ir a vivir a un lugar donde el clima no fueran tan húmedo.

En esa época nace Roberto en 1932. Ya son tres hermanos.

Se van al pueblo de montaña Altagracia primeramente a vivir a un hotel la Gruta. Posteriormente se fueron trasladando de casa en casa hasta ya dar con la definitiva, se quedan en el Chalet de Ripamonte. En Altagracia vivieron desde 1933 hasta 1945.

En Enero de 1934 nace Ana María, ya son cuatro hermanos.

¿Cómo es la infancia de Ernesto?.

Desde que le fue diagnosticada la enfermedad hasta los diez años Ernesto vive algo recluido en la casa de los Guevara de la Serna en Altagracia, se hace amigo de Calica Ferrer y de algunos niños más. En casa su madre le enseña a leer escribir e incluso en un segundo idioma como el francés. Ernestito con cuatro añitos ya sabía leer de corrido.

Según su niñera Rosario comenta ” Ernestito era un niño grande. Por la forma en que él hablaba y conversaba, pronosticaba. Eso solamente lo podían hacer las personas mayores”.

Un día le llega a la familia una carta del Ministerio de Educación pidiendo explicaciones para saber el motivo por el cual Ernestito no esta escolarizado.

Es entonces cuando se plantean escolarizarlo, ya que el pequeño Ernestito llevaba un tiempo sin sufrir los severos ataques de asma. Entra a estudiar a la escuela pública.

Pero vuelven a producirse los ataques de asma, y le impiden asistir con normalidad a la escuela. Solo pudo cursar Segundo y Tercero. Cuarto Quinto y Sexto los hizo yendo cuando podía. Aunque eso sí, recibió ayuda de sus hermanos que copiaban los deberes para que Ernestito los pudiera hacer en casa.

A partir de los 10 años comienza su pelea personal para superar las condiciones que le imponía su propia enfermedad. Busca en todo momento el riesgo y el peligro, y siempre va hasta el limite. Estos rasgos como lo afirman algunas fuentes que conocieron a toda la familia era heredado de su madre Celia.

Los juegos preferidos y sus amigos en Altagracia.

El pequeño Ernesto Che Guevara solía jugar a los típicos juegos de su época como podían ser  fútbol, a vaqueros e indios (el siempre hacia de indio), etc…

E incluso Ernesto hacia simulación de la guerra civil española en el patio trasero de su casa en Altagracia. Ernesto se convirtió en el líder de la pandilla de amigos.

Entre sus amigos estaba Calica Ferrer, Fernando Barral, los Figueroa, Juan Minguez, Cesar Díaz. Cuando jugaban a fútbol Ernestito “Che” siempre quería jugar de portero. Es curioso que en aquella época la mayoría de aficionados al fútbol solían ser del River Plate salvo Ernestito Che que se hizo aficionado del Rosario Central.

Ernesto Che Guevara adquiere una habilidad excepcional con la lectura. Aproximadamente con 12 años ya tenia la asombrosa capacidad de lectura como la de un joven de 18 años, con esa edad había leído todas las novelas de Julio Verne, Cervantes, Emilio Salgari e incluso ya comenzaba a leer libros de algunos filósofos.

Para ordenar y saber que libros había leído y tener un orden, se crea el El cuaderno de lecturas generales.

Cuando cumple los 14 años se traslada a estudiar en el Liceo Dean Funes en la ciudad de Córdoba, era una escuela pública. Viaja en tren cada día unos 35 kilómetros aproximadamente.

Y a partir de aquí, ya comienza a dejar la infancia y entra de pleno en la etapa de la adolescencia.

El asma del Che Guevara, le acompaña de toda la vida.

El asma es de los grandes combates librados, por no decir el mayor que Ernesto Guevara de la Serna ha tenido que lidiar durante toda su vida. Después de mayor fueron las armas, pero como bien decía ” tengo una compañera que me acompaña durante toda la vida, y lo llevamos lo mejor que podemos” refiriéndose al asma.

En ese reto el Che salió victorioso porque esa enfermedad no le impidió practicar deportes, estudiar, combatir en condiciones muy difíciles o realizar labores productivas.

Según una anécdota de su padre, en una oportunidad contó el temor que sentía porque el hijo practicaba el rugby, deporte muy violento y que algunos médicos le habían advertido el peligro que constituía para su vida, puesto que era posible que su corazón no resistiera tal carga.

“Traté de convencerlo para que desistiese de la práctica de ese deporte y me contestó: Viejo me gusta el rugby y aunque reviente lo voy a seguir practicando”.

El asma no fue obstáculo para que el joven Ernesto Guevara emprendiera solo un extenso recorrido por distintas provincias de Argentina, y después, en unión de su amigo Alberto Granados, por varios países de América Latina.

Tampoco resultó una limitante para que en 1956 formara parte del grupo de expedicionarios cubanos que retornó a Cuba, procedente de México, con vistas a continuar la lucha contra el régimen dictatorial imperante en la nación antillana.

Una anécdota del Che afirma que el momento de mayor peligro en su etapa como combatiente revolucionario en Cuba fue cuando la falta de aire le imposibilitó moverse del lugar donde se encontraba, en la Sierra Maestra.

“Cuando vi más cerca de mí la muerte, escribió el Che, fue en Oriente en una loma de la Sierra Maestra, yo estaba al frente de la guerrilla y hostilizaba a Sánchez Mosquera. Vos sabés que este fue uno de los hombres más feroces de aquellos que estaban al servicio del ejército de Fulgencio Batista.

“Cumpliendo una misión de atacar y retirarse, cuando quise hacerlo un tremendo ataque de asma me volteó. Viendo que no podía correr me tiré al suelo y ordené a mi gente que se dispersaran y me dejasen solo.

Tuve que repetir la orden porque nadie quería moverse, pero al final lo hicieron.

“Uno de ellos, un muchacho joven, se escondió muy cerca de donde yo estaba y sin que yo supiera esperó para ayudarme…pasaron las horas y también un par de días. Yo tenía entonces un ataque tan fuerte de asma que creí entonces morir víctima de este.

“Se me había acabado el calmante que echaba en mi vaporizador y estaba prácticamente a merced del mal”.

Como se puede apreciar, el asma devino el más temprano y sistemático de los combates que el Che tuvo que librar.

La enfermedad del asma le condiciono, pero no le impidió realizar las hazañas más inverosímiles.

Sí quieres saber esas hazañas, están todas en el libro Ernesto Guevara también conocido como el Che, del autor Paco Ignacio Taibo II.

El pequeño Ernestito (Che) con su hermana Ana Maria.
El pequeño Ernestito (Che) con su hermana.