El Granma - Che Guevara click

El Granma

El Granma en navegación
El Granma en navegación

Es curioso que durante toda la historia moderna ha habido vehículos de transporte que se han convertido en leyendas por las hazañas o viajes que fueron capaces de realizar. Ejemplos hay muchos en el sector náutico, el más célebre puede ser Titanic el naufragio naval más importante y famoso de la historia, el submarino Nautilus, y ya siglos atrás  La Pinta, la Niña y la Santa Maria la naves que junto a Cristóbal Colón descubrieron América.

En nuestro caso, explicamos la pequeña historia del Granma. Rondaba el verano del 56, y Fidel Castro andaba buscando zonas de entrenamiento para preparar la lucha revolucionaria. Y es cuando Fidel descubre que Cuate Conde, un amigo suyo, es medio propietario de un yate en mal estado.

En un rinconcito del puerto deportivo de Tuxpán (México), se encontraba el yate deportivo propiedad de un gringo llamado Robert B Erikson, con el nombre de Granma en honor a su abuelita. Se deduce que Granma es una abreviatura de Gran Mother (Gran Mama) que es como llaman a las abuelitas en inglés.

El yate ya era un poco viejo, pero cuando Fidel lo vió le dijo a Cuate Conde “que si le arregla el yate, él se lo compra”.

En aquellos momentos nadie pensaría que este yate en mal estado se fuera a convertir en el yate histórico más famoso del Caribe. Por los acontecimientos que a posteriori sucederían. Ese acontecimiento fue que gracias al Granma y los 82  guerrilleros pudieron desembarcar en Cuba. y desarrollar una lucha guerrillera que finalmente consiguió derrotar al tirano Fulgencio Batista a su gobierno y así instaurar un gobierno libre de la tiranía de Batista y posteriormente de Estados Unidos.

Las características físicas del Granma eran de media 19,2 metros y tenía una sola cubierta. Tenía dos motores Gray de 250 caballos de potencia. Su capacidad de pasajeros eran de unas 20 personas aproximadamente. 

Finalmente el yate se compró con la ayuda de personas en exilio (Prío Socarrás), y otros que estaban interesados en que Batista fuera derrotado.

Entonces comenzaron las obras de restauración, se cambiaron los motores y se agrandó la cubierta para que cupieran más personas.

Y ya solo faltaba que llegara el día para comenzar la invasión a la isla.

Y entre la noche del 24 al 25 de noviembre del 56 a la 1:30 am los motores del Granma se ponen en marcha con los 82 expedicionarios a los que les espera una difícil misión, invadir Cuba y liberarla del tirano Batista.

En Granma iba camino a la isla Cubana, pero iba sobrecargado, tuvieron problemas en el avance, a más había mala mar y enseguida la tripulación comenzó a sufrir mareos y fuertes dolores de estómago. El Che era el médico encargado de la expedición y se olvido los antihistamínicos.

Avanzaban a un paso muy lento, y en el tercer día el nivel del mar subió por encima de la línea de flotación y comenzó a entrar agua inundando parte de la sala de máquina. Los 82 tripulantes tuvieron que hacer una cadena humana para achicar todo el agua que había entrado. A más lo motores comenzaron a vibrar y hacer ruido, y se vieron obligados a lanzar varios paquetes para y librar de peso a la embarcación. Aún así se les averió un motor. Y tuvieron que seguir en marcha con un solo motor.

El Domingo 2 de Diciembre y después de una semana de viaje, en vez de los 3 días programados inicialmente pueden ver tierra firme. Fidel da órdenes de poner al Granma a  toda máquina, pero finalmente se quedan encallados en el fango saliente. Aún les quedaban unos 50 metros para llegar tierra firme. Y es en ese momento cuando Fidel da orden “ Al agua” y ahí comienza la lucha revolucionaria. Y termina la misión del Granma, “La abuelita”habia cumplido su misión.

Y qué pasó después con el Granma

El Granma permaneció anclado en el mismo puerto en la zona oriental de la isla. Al cabo de 20 años fue reparado y lo llevaron a la Habana. Le hicieron un pequeño homenaje. 6 tripulantes que quedaban de aquella expedición subieron al Granma e hicieron un pequeño viajecito por las costas de la Habana. Aquel día se congregaron casi un millón de personas para ver el sentido homenaje a esta pequeña embarcación y a los supervivientes.

Posteriormente el pequeño yate fue sacado del agua, y lo reformaron y pintaron y lo expusieron en el antiguo palacio del Gobierno. Dentro de una mampara de cristal. El Granma se ha convertido en un símbolo de la aquella valerosa proeza.

El Che y sus compañeros subidos en el Granma preparados para la guerrilla.
El Che y sus compañeros subidos en el Granma preparados para la guerrilla